Printer Friendly Page | Send this Article

Resultado

Alvarado derrotó a Konishi para cumplir primera defensa

👤Hisao Adachi, Corresponsal Japón 🕔19.May 2019


El Campeón Mundial Minimosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), el nicaragüense Félix "Gemelo" Alvarado, cumplió con éxito su primera defensa de la corona, al derrotar por decisión unánime al retador japonés Reiya Konishi, en el combate estelar de una cartelera promovida por Shinsei Boxing Gym, que fue organizada este domingo en el Hotel Portopia, de Kobe, Japón,

Alvarado era amplio favorito para imponerse en este combate, incluso se pensaba en una victoria rápida, por las demostraciones contundentes que ha lucido a lo largo de su carrera. Pero Konishi resistió el poder del campeón nicaragüense, quien terminó imponiéndose por decisión, en 12 rounds, con tarjetas de 117-111, 118-110 y 116-112.

Reiya Konishi (17-2/7KOs, de 25 años de edad y de Shisei Boxing Gym de Kobe y el oriundo de la ciudad de Kobe) fue vencido por decisión unánime (112-116, 110-118, 112-116) por el campeón mundial nicaragüense Félix "El Gemelo" Alvarado (35-2/30KOs, de 30 años de edad y desde Managua, Nicaragua), quien salió exitoso en la primera defensa de su título, que conquisto en Filipinas en el pasado octubre de 2018 al derrotar por KOT en el séptimo round al filipino Randy Petalcorín en su tercera oportunidad mundial seguida de las dos anteriores en las que perdió en Osaka, Japón, por puntos al japones-osakaense Kazuto Ioka por corona minimosca de la AMB en diciembre de 2013 y en junio de 2014 en Argentina, fracaso en ostentar cetro mosca de la AMB mediante una decisión frente al argentino Juan Carlos "Cotón" Reveco.

El réferi fue el japones Michiaki Someya. Los tres jueces fueron como siguiente, el filipino Gil Go, el australiano Adam Height, el nipón Masahiro Noda. El supervisor fue el japones Tsuyoshi Yasukochi.

Desde el primer round a lo largo de los rounds, fue un reñido combate en forma franca de intercambio de golpes de frente a frente y de coraje a coraje entre dos valientes fajadores y daba impresión de que cada episodio fue emotivo como si fuera el ultimo round.

Fue una pelea en la que se anotó claramente una diferencia evidente de los artes de boxeo, entre el aguerrido y más experimentado Félix Alvarado y el determinado Reiya Konishi, quien fue inferior boxísticamente en todo, aunque fue capaz de haber podido demostrar su bravura como un aguantador asombroso hasta la pared de enfrente.

Durante toda la pelea, Alvarado fue superior a Konishi en el número de colocar los golpes limpios y siempre propuso rebatir al ser vapuleado. Según su declaración antes de la pelea, Konishi salió a combatir encimosamente desde el round inicial en tanto que Alvarado se atrevió a responder por el honor de su especie al intento del peleador nipón que buscaba una guerra de guantes para invertir todos los pronósticos.

En el segundo round, Alvarado ya pudo dominar la pelea tirando agudos operes de ambas manos y derechazos volados. Konishi fue golpeado y se tambaleo en este round. Se daba impresión de que la pelea terminaría por KO en los primeros rounds en favor del potente barretero Alvarado, el cual goza de alto porcentaje de KO por 83%.

En los primeros rounds, Konishi recibió golpes en su región abdominal, con lo cual sintió la pegada del nicaragüense. Esta es la razón por la cual Konishi no fue capaz de desplegar su boxeo favorito durante toda la pelea, así acota Konishi después de la pelea. La ofensiva y defensiva entre ambos púgiles en los primeros rounds fueron decisiva para el resultado de este movido duelo.

Al comenzar la etapa mediana de la pelea, el campeón mundial pinolero fue capaz de comer a Konishi, a quien conecto los golpes con más puntería.

El peligro más serio para Konishi en esta pelea se produjo en el décimo y undécimo round durante los cuales el japones estaba a punto de ser noqueado a víctima del recio golpeteo del monarca mundial nicaragüense que emprendía embate. En aquellos momentos más riesgosos, Konishi no se derribó a la lona ni una vez. Konishi se dedicó a esforzarse a lo más que pudo para no caer a la lona.

Lo primero que atrajo la atención del público fue que Konishi fue por abstraerse en no dejar de hacer un boxeo agresivo para adelante con tesón admirable en busca de cambiar el destino de la pelea a su favor, pese a que fue pegado efectivamente por Alvarado sin poder mantener su ritmo de boxeo.

Hasta el último momento de la pelea, Konishi se consagro heroicamente a contraatacar en aras de hundir un golpe de suerte que podría voltear toda la situación.

Después de la pelea, Konishi reconoce su derrota y dice que no pudo menos de demostrar lo inmaduro que estaba para disputar un título mundial.

Para Konishi, esta noche fue su segundo chance mundialista después de su pifia frente al venezolano Carlos Cañizales por quien fue derrotado por puntos en marzo de 2018 en el mismo Kobe Portopia Hotel por vacante diadema minimosca de la AMB.

Comparte este articulo

Write a Comment