Printable Page Enabled: Print | Cancel

Reporte

Campeón Rosendo Álvarez sobrevivió al COVID-19

👤NotiFight y Arte con Fotos de la Prensa y Facebook de Rosendo Alvarez 🕔14.September 2020


El ex bi campeón mundial nicaragüense y ahora promotor de boxeo, Rosendo Álvarez, quien fue duramente criticado por promocionar un evento de boxeo en Managua, Nicaragua, con público presente, a finales del pasado mes de abril, en plena pandemia de COVID-19, termino siete días hospitalizado y necesitado oxígeno, al enfermarse el mismo y pelear contra el COVID-19, durante el pasado mes de mayo. 

"Salí con unos amigos sin precaución y contraje coronavirus", confeso Rosendo Álvarez, según una nota del diario “La Prensa” de Nicaragua. 

El 6 de mayo de este año, Álvarez cumplió 50 años y decidió celebrarlo con unos amigos  sin la protección adecuada. Días más tarde, según la nota de La Prensa, Álvarez había perdido el aire y se tuvo que internar durante siete días por miedo a morir. 

“Al pasar los días llegó el 13 de mayo y me empezó a doler la garganta y comenzó la calentura. Mi esposa me dijo que por precaución debía aislarme en el segundo piso en una habitación para no exponer a nuestra familia, pensamos que solo era un simple resfriado. Fui al médico y me dijo que tenía una infección en la garganta, me dieron un tratamiento, pero las calenturas continuaron y empecé a tener dificultades para respirar. Estuve 10 días luchando contra el Covid-19 en mi casa, solo con tratamientos caseros y medicamentos que mi esposa me proporcionó,” dijo Álvarez en su cuenta de Facebook, según La Prensa. 

Según el relato del “Búfalo” Álvarez, el 23 de mayo fue el día más triste de su vida. Le dijo a su esposa que no podía respirar y llamó al director del Hospital de la Policía Nacional, Comisionado General, Julio Paladino. 

“Me sugirió de inmediato que me fuera al hospital de emergencias. Alisté mi maleta y salí a las 11 de la noche rumbo a encontrarme con la vida o la muerte, manejando mi camioneta sin la compañía de alguien, pues no quería exponer a nadie de mi familia con esta enfermedad. Estuve hospitalizado por siete días a los que yo le llamo días de terror y angustia, no podía dormir hasta que Dios y Jesucristo me salvaron de la muerte, y prometí a mi salvador que haría un culto de agradecimiento, compartiendo mi experiencia con la gente y mis familiares,” detallo Álvarez.