Printable Page Enabled: Print | Cancel

Video

Cuando Mike Tyson mordió y perdió con Evander Holyfield

👤NotiFight 🕔29.May 2020


El legendario ex campeón mundial peso pesado, Mike Tyson, está nuevamente de moda, al anunciar sus intenciones de regresar al boxeo, a sus 53 años de edad y después de 15 años de retiro de este deporte. Y el nombre que mas suena como su posible rival es su némesis y gran campeón, Evander Holyfield. 

Recordamos la segunda pelea pelea que protagonizaron el 28 de junio de 1997, en un atestado MGM Grand de Las Vegas, Nevada, cuando se produjo uno de los hechos más bochornosos en la historia del boxeo, el mordisco de Mike Tyson a Evander Holyfield, que le arranco un pedazo de su oreja derecha. 

Para esos años, el promotor Don King era el amo y señor de los mega eventos boxísticos. Don King obtuvo un rotundo éxito con la primera pelea entre ambos, realizada en noviembre de 1996, cuando Evander Holyfield derroto a Mike Tyson por la vía del nocaut, en 11 rounds. 

Así que una revancha era natural y una gran oportunidad de negocio millonario, en donde Evander Holyfield gano 35 millones de dólares y Mike Tyson 30 millones de dólares. 

El reputado Mills Lane fue el árbitro de este combate, y no le resultó un trabajo fácil, ya que los dos primeros asaltos fueron complicados, de muchos amarres y cabezazos, que provocaron un corte en la ceja derecha de Mike Tyson. Pero lo peor vino en el tercero, cuando en un clinch, amarre, “Iron Mike” Tyson mordió la oreja derecha de Holyfield, arrancándole un pedazo de cartílago y piel que no se pudo volver a saturar. 

Evander Holyfield se separó de Tyson, dando brincos de dolor, pero increíblemente, después de unos minutos, la pelea prosiguió. Al final del asalto, en otro amarre, Mike Tyson otra vez mordió la otra oreja de Holyfield, pero sin lograr mayor daño. 

Finalmente, el este escalofriante espectáculo motivó a la Comisión de Nevada a suspender el combate, dando por terminado un bochornoso episodio, en donde fuimos testigos de lo más bajo de Mike Tyson, quien días después se disculpó por sus terribles actos anti deportivos, que fueron motivados, según declaró, por el consumo de drogas y problemas personales.