Printer Friendly Page | Send this Article

Reporte

Primer monarca para Wilmer Hernández y Roger González

👤Haxel Rubén Murillo 🕔16.April 2018


La coronación de Cristofer Rosales significó para los entrenadores Wilmer Hernández y Roger González, primo del peleador, el primer campeón forjado en sus respectivas trayectorias como adiestradores.

Don Rogelio González (q.e.p.d.) fue el primer entrenador oficial que tuvo Cristofer, lo construyó desde niño. Lamentablemente, falleció en el 2016 y en la esquina tomó el mando su tío, el joven Roger González, quien hoy tiene 28 años. El "Látigo" prefirió continuar trabajando en un ambiente más familiar que lo hiciera sentir cómodo.

No obstante, al ser firmado por Nica Boxing, su equipo fue reforzado por un adiestrador más, Wilmer Hernández, quien además de ser un formador es un experto en preparación física.

La inclusión de Wilmer en el equipo de trabajo fue un acierto absoluto. Haciendo dupla con González, llevaron a Cristofer al pináculo del boxeo, convirtiéndolo en campeón. Hernández había trabajado anteriormente con Román "Chocolatito" González, fungiendo como segundo entrenador del equipo que lideraba Arnulfo Obando.

"Estoy contento, agradecido con Dios por este nuevo campeón del mundo para Nicaragua", dijo Hernández. "Teníamos que aprovechar la distancia de Cristofer, inicialmente lo mandamos a boxear un poquito y luego le echamos el tren encima a Higa", agregó.

Por su parte, Roger no ocultó su emoción, pues siendo el tío de Cristofer, el sentimiento de triunfo se vive de forma más intensa. "Higa moralmente estaba golpeado, eso fue un factor para que abandonara la pelea, Cristofer se creció, cogió la confianza que queríamos, le pregunté si le sentía la pegada al japonés y me dijo que no", señaló Roger.

El primo y entrenador de Cristofer recordó a su tío Rogelio, quien profetizó que el muchacho sería "campeón mundial".

"Él me dijo que se iba a morir, pero que dejaba a Cristofer bajo mi responsabilidad, esas palabras me suenan en la cabeza siempre, ahora que ganamos de esta manera creo que eso es un honor y un regalo para mi tío Rogelio, esa corona es de él, pues nos encaminó y fue su sueño en este deporte", contó.

"Sé que soy un entrenador joven, que nadie tenía fe en mí, pero creo que con mi trabajo he callado muchas bocas de muchos adiestradores que me atacaban", agregó.

Comparte este articulo

Write a Comment