Printer Friendly Page | Send this Article

Reporte

Profundo seminario de árbitros en 94ª Convención AMB

👤Juan E. Brignone y Ludo Sáenz en Ciudad de Panamá 🕔18.December 2015


Si algo ha caracterizado a la Asociación Mundial de Boxeo durante la 94ª Convención es su capacidad para abordar asuntos de gran trascendencia en el boxeo mundial y el seminario de oficiales del viernes no fue la excepción, al abordar las lesiones serias y fatalidades en el boxeo.

El taller, presentado por Raúl Caiz Sr, Luis Pabón y Gustavo Padilla, remarcó la importancia vital que tiene el tercer hombre del ring a la hora de evitar tragedias en el deporte de los puños.

Estos oficiales de ring tuvieron la valentía de mostrar y analizar las situaciones más infelices de nuestro deporte con el fin de sacar conclusiones para evitarlas en el futuro.

Caiz Sr enfatizó el hábito de mirar el lenguaje corporal del boxeador, observarlo fijo a los ojos y notar si hay descoordinación en sus piernas, para detectar el momento justo en el que se debe detener el combate.

Síntomas habituales para tener en cuenta son: desorientación, piernas cansadas, pupilas dilatadas, descoordinado, pasividad, letargos, visión nublada, agitación, vómitos, ingesta de sangre, sangrado desde la oreja, entre otros.

"El golpe más peligroso en el boxeo es el que se da atrás de la cabeza (golpe de conejo), es un impacto mortal, debemos estar muy atentos a eso. Y enfatizar en eso cada vez que hablamos con los boxeadores en los vestidores", remarcó Caiz Sr.

"Debemos ser enfáticos y no permisivos en esto. Un golpe en la nuca es descuento de punto. Y si vuelve a hacerlo, debemos descalificarlo. Hay que ser estrictos con esta infracción. Esta es la forma en que debemos proteger a los boxeadores", comentó el experimentado referí.

Además se recordaron las responsabilidades que les caben a los médicos de ring, como así también de los comisionados e incluso de los matchmakers y managers a la hora de realizar los combates.

Caiz Sr. recomienda además hablar siempre directamente con el boxeador y mirarlo fijo, en detrimento de consultar a los entrenadores, quienes en el 99% de los casos piensan que su boxeador es invencible, incluso cuando son sus padres.

Aspectos previos a tener en consideración: pérdida excesiva de peso, falta de equivalencias, lesiones en entrenamientos, peleas anteriores duras y consumo de estupefacientes, entre otros.

Un error típico también es que los árbitros a veces siempre esperan un golpe "milagroso", que en varias oportunidades terminan llevando a la tragedia. Y se recomienda que no se dejen influenciar por cualquier situación de localía, negocios de los boxeadores, trascendencia del combate o razones políticas.

"Siempre tengo un mal presentimiento con los padres como entrenadores. El hijo no quiere abandonar para no decepcionar al padre y él piensa que su hijo es invencible. Es un aspecto que siempre tengo en reparo", comentó Caiz Sr. sobre su experiencia.

Agregó: "Recuerden que ustedes no están solos, tienen todo un equipo que pueden ayudarlos a tomar las decisiones: el doctor, jueces, comisionados, supervisores, los mismos boxeadores, los entrenadores, promotores, etcétera. Todos quieren que nadie salga herido".

Referís de talla internacional como Tony Weeks, Julio César Alvarado, Russell Mora, Romina Arroyo, Guillermo Pérez Pineda, Hernán Guajardo, entre otros, aportaron sus experiencias e inquietudes. Y felicitaron a los disertantes por el excelente trabajo realizado.

Pabón dedicó el seminario al pugilista Prichard Colón y a su pronta recuperación. Su caso fue el que motivó la realización de este fuerte tópico en el seminario de oficiales.

La jornada culminó con diez campanadas en homenaje a los boxeadores fallecidos en combate y por todas las familias que sufren por lesiones en el ring.

Comparte este articulo

Write a Comment