Printable Page Enabled: Print | Cancel

Reporte

Rikki Naito superó por puntos al filipino Chávez en Tokio

👤Hisao Adachi, Corresponsal Japón / FOTOS: NAOKI FUKUDA 🕔16.May 2018


Este martes en Korakuen Hall de Tokio hubo una función de boxeo denominada "Professional Boxing/Dangan en su 212a edición" bajo la promoción de Reason de Tokio. En la pelea estelar a 12 rounds por campeonato regional de la Federación de Boxeo de Oriente y de Pacifico (OPBF) de peso superligero en un duelo internacional nipo-filipino, el monarca y el zurdo japonés-moreno puro yokohamaense Rikki Naito (20-2/7KOs, de 26 años de edad y de E&J Cassius Boxing Gym de la ciudad de Yokohama) apenas logro defender su título por la primera vez al anotarse una victoria por decisión mayoritaria (113-113, 114-112, 114-112) a costillas del #15 ranqueado de la OPBF y campeón filipino Jheritz Chávez (8-3-2/6KOs, de 27 años de edad y desde San Pedro, Laguna, Filipinas), quien sufrió su segunda derrota en Japón seguida de la primera en la que fue vencido por amplia decisión unánime (90-100, 91-100, 93-99) por el invicto japonés #5 clasificado mundial superligero (OMB) Hiroki Okada (17-0/12KOs, de 28 años de edad y actual campeón regional superligero de Asia-Pacifico avalado por la OMB) en junio de 2017 en el mismo Korakuen Hall de Tokio.

El zurdo monarca Rikki Naito tuvo que tomar una decisión extrema e irrevocable quemando las naves para poder sobrevivir a gran crisis en los últimos dos rounds durante los cuales el púgil nipón estuvo a punto de ser noqueado derribándose a la lona en dos ocasiones, la primera caída fue en el undécimo round por un volado salvaje gancho de la mano derecha del filipino y la segunda caída fue en el duodécimo round por un gancho derecho en una pelea a distancia corta ante los ojos del público local, al cual se le erizo el pelo de susto y preocupación al ver el cambio agudo de tonalidad de la pelea a partir del decimoprimer round.

Las ocurrencias sorpresivas que se produjeron en el round número 11 y 12 fueron increíble para los espectadores en Korakuen Hall. Hasta el décimo round, Rikki Naito sostenía su ventaja por su velocidad según la decisión abierta al terminar el octavo round por tarjetas de 78-74 por los tres jueces, todos en favor del boxeador local. En la etapa mediana de la pelea, el zurdo Rikki Naito fue capaz de descifrar el boxeo de su rival recurriendo a su acostumbrada manera de combatir a distancia sobre las piernas tirando sus jabs de la mano derecha con remate de los izquierdazos para acumular los puntos de los tres jurados.

Cabe escribir que por poco Rikki Naito iba a ser noqueado en los últimos dos rounds, pero, en ambas ocasiones, fue salvado por el gong terminal del round. La Fortuna le ha sonreído a Rikki Naito. Vale la pena de anotar que Jheritz Chávez merece lógicamente una revancha contra Rikki Naito, quien parecía como un derrotado al concluir la batalla.

Después de la pelea, Rikki Naito, quien se quita un peso de encima dando un suspiro de alivio en el camerino al haber posibilitado retener su corona regional por los pelos y a duras penas, dice que "Fue una suerte que yo pude ganar la pelea por un pelo. Cuando caí a la lona, sentí bien la pegada del filipino. Afortunadamente pude triunfar esta noche. Si yo hubiese peleado en Filipinas, no habría podido llevarme la victoria. Digo que voy por poder desplegar mi mejor boxeo en mi próxima pelea".

El primer round fue tanteo para ambos púgiles. En el segundo round, Rikki Naito sufrió una cortadura en su ceja izquierda por cabezazo casual. En este round, Jheritz Chávez se adelantó en el ataque al enemigo en tanto que Rikki Naito se dedicó a boxear a sangre fría para capear a su rival.

En el tercer round, el zurdo Rikki Naito se brilló por lanzar sus jabs de la mano derecha para arriba y abajo del filipino, quien disparo derechazos sin puntería. Al peleador filipino, le fue difícil conectar limpiamente sus golpes a Rikki Naito. Al terminar el cuarto round, la decisión abierta fue así, un juez marco empate por 38-38 y otros dos jurados dieron 39-37 en favor de Rikki Naito.

Rikki Naito es un puro yokohamaense que nació y creció y ahora vive en la ciudad de Yokohama. Su abuelo es negro estadounidense y su abuela es una japonesa. Su padre de Rikki Naito es ex famoso boxeador profesional #1 clasificado mundial de peso medio y ex campeón regional mediano de la OPBF y ex campeón japonés mediano Junichi "Cassius" Naito, quien mantuvo amistad con el gran Muhammad Ali (Cassius Clay) cuando este gran púgil estadounidense estuvo en Japón. Junichi "Cassius" Naito es manager de Rikki Naito como el presidente de E&J Cassius Boxing Gym de Yokohama.

Rikki Naito conquisto el titulo regional superligero de la OPBF en el pasado enero en el mismo Korakuen Hall de Tokio al imponerse por KOT en el noveno round al tagalo Jeffrey Arienza, quien fue anteriormente campeón mundial juvenil de peso ligero del CMB en 2014.

Rikki Naito ostenta dos victorias sobre dos destacados japoneses actuales altos clasificados mundiales. En 2015 en Korakuen Hall de Tokio, entonces campeón superpluma japonés Rikki Naito retuvo por segunda vez su corona superpluma de Japón al derrotar por puntos a Masayuki Ito (ahora 23-1-1/12KOs, de 27 años de edad), actual #2 ranqueado mundial de la OMB como campeón regional superpluma de Asia-Pacifico de la OMB, quien perdió su invicto cuando fue derrotado por Rikki Naito. Después de cuatro meses desde su victoria sobre Masayuki Ito, Rikki Naito obtuvo otra victoria importante mediante una decisión unánime por su tercera defensa del cetro superpluma de Japón contra el zurdo ex retador mundial Nihito Arakawa (31-6-1/18KOs, de 36 años de edad), el cual es actual #2 clasificado mundial de peso ligero de la OMB como monarca regional Asia-Pacifico de peso ligero de la OMB.

Ex amateur Rikki Naito se dio el salto al profesionalismo en una pelea a 6 rounds en 2011 tras haber actuado en el boxeo aficionado de escuela preparatoria con un historial de 59-9/20KOs como campeón japonés escolar. Su debut de Rikki Naito en el boxeo profesional llamo atención del periodismo boxístico japonés como el hijo del ex famoso púgil Junichi "Cassius" Naito. En su novena pelea profesional, Rikki Naito se corono campeón superpluma de Japón y retuvo el titulo tres veces contra sus tres retadores tales como Masayuki Ito en febrero de 2015 y Nihito Arakawa en junio de 2015 y en diciembre de 2015 fracaso en la cuarta defensa titular cuando perdió por decisión técnica en el quinto round a Kenichi Ogawa por quien fue derrotado en la revancha mediante una decisión en diciembre de 2016. Kenichi Ogawa es aquel púgil nipón que venció por decisión al estadounidense Tevin Famer por vacante título mundial superpluma de la FIB (Federación Internacional de Boxeo) en diciembre de 2017 en Las Vegas, pero, posteriormente, este combate de Kenichi Ogawa fue desconocido por la FIB por el problema de antidopaje del púgil japonés.

Esta noche en Korakuen Hall de Tokio, hubo otra pelea titular en una de las carteleras del atractivo y anual Carnaval de Campeones de Japón en su 39a edición.

En la semifinal a 10 rounds por campeonato de Japón de peso superwelter por vacante título, el local #1 clasificado japonés y ex campeón welter nipón Nobuyuki Shindo (ahora 20-4-1/8KOs, de 31 años de edad y de Miyata Boxing Gym de Tokio) gano por apretada decisión unánime (95-94 por los tres jueces) al #2 ranqueado japonés y ex campeón mundial juvenil superwelter del CMB en 2015, el visitante desde la ciudad de Nagoya, Ryosuke Maruki(ahora 15-5-1/10KOs, de 27 años de edad y Tenyu Maruki Boxing Gym de la ciudad de Nagoya), quien hizo su segunda presentación en el ring de Korakuen Hall de Tokio.

En una pelea a 6 rounds, el recio pegador #11 peso ligero de Japón y el visitante desde la ciudad de Konosu de la provincia de Saitama, Ryosuke Takami(ahora 12-2/11KOs, de 24 años de edad y de Konosu Shigeno Boxing Gym de la ciudad de Konosu) noqueo técnicamente a los 2:39 segundos del cuarto round al tagalo Junny Salogaol(ahora 13-14-4/11KOs, de 24 años de edad y desde la ciudad de Cebú, Filipinas), quien sufrió su tercera derrota en Japón seguida de la pifia más reciente en Korakuen Hall de Tokio frente al japonés actual campeón regional peso gallo de Asia-Pacifico de la OMB y #10 clasificado mundial gallo(OMB) Hiroaki Teshigawara por quien fue noqueado en el segundo round en el pasado abril de 2017.

En una pelea a 6 rounds, el zurdo filipino radicado en Tokio, Rey Orais (ahora 20-17-2/5KOs, de 34 años de edad y de Flare Yamagami Boxing Gym de Tokio) venció por decisión unánime al japonés #9 supermosca de Japón, Ken Achiwa (ahora 11-14-5/4KOs, de 31 años de edad y de Watanabe Boxing Gym de Tokio.)