Printer Friendly Page | Send this Article

Reporte

¡Historia de la Dinastía Boxística Mijares!

👤KO ENTERTAINMENT PROMOCIONES 🕔3.July 2007


En la década de los setenta comenzó a escucharse en el ambiente boxístico el apellido Mijares, cuando hizo su incursión en el profesionalismo Vicente, el cual tomó fuerza al poco tiempo en Los Angeles, California, donde el pionero de esta dinastía sostuvo una serie de peleas en el legendario Olympic Auditorium hasta conseguir la disputa del campeonato mundial ligero del CMB.

 

Vicente y todos los peleadores descendientes de la familia Mijares son nacidos en Gómez Palacio, Durango, tierra que el año pasado cumplió un centenario de haber sido fundada.

 

“Los campeones Vicente Saldívar y Rubén Olivares me inspiraron a ser boxeador… Yo comencé a pelear como amateur en la escuela secundaria y dejé los estudios porque este deporte se convirtió en mi pasión”, dijo Vicente, quien estuvo muy cerca de convertirse en monarca el 25 de junio de 1977 cuando se enfrentó al boricua Esteban De Jesús, en Puerto Rico.

 

El pugilismo en Gómez Palacio ha carecido de apoyos, pero gracias al entusiasmo de “Fernando “Zapatero” Hernández y Nacho Chávez, el primer eslabón de la familia Mijares comenzó a ser conocido en su tierra natal antes de emigrar a Estados Unidos.

 

Sanjo Takemori, Randy Shields, Andy Ganigan, Rodolfo “Gato” González, José Luis Ramírez, Cayetano Correa y otros peleadores de renombre conocieron los alcances de Vicente.

 

“Estuve a un paso de ser campeón del mundo… Disputé también los títulos Nacional y de Norteamérica, pero no tuve dirección ni apoyo en mi carrera y por eso decidí retirarme relativamente joven, y poco tiempo después me inicié como entrenador”, recordó.

 

Vicente entrenó y dirigió a su hermano Ricardo, apodado “Pajarito”, un peso mosca con muchas cualidades que desafortunadamente no logró destacar. “Yo era un manager novato y vino el fracaso… Fue campeón de La Laguna y disputó sin éxito los títulos Nacional y de Norteamérica, igual que yo”.

 

A los 12 años llegó el habilidoso Cristian al gimnasio “Séptimo Round”, dirigido por los hermanos Vicente y Ricardo.

 

“Con las ganas de sacar un campeón abrimos el gimnasio y que bueno que surgió de la familia… Cristian, hijo de mi hermana Lupita, siempre demostró mucha viveza, en general muchas cualidades”, expresó Vicente.

 

A la par de Cristian, primer campeón mundial de la dinastía Mijares, se hizo boxeador Gerardo “Halcón” Mijares (ligero), le siguió Ricardo Jr. (ligero), Arturo (ligero) y el más pequeño Santiago, de 11 años, que es la tercera generación… Todos aprenden muy rápido, la intención es que prevalezcan los Mijares…”.

 

Vicente considera que Cristian tiene mucho futuro y si se lo propone logrará conquistar otros dos campeonatos mundiales (gallo y supergallo) en igual número de divisiones.

 

“Se cuida bastante y salió zurdo como mi padre… Cuando ganó el cetro nacional supermosca le dije que sería campeón del mundo… Después de 80 peleas entre amateurs y profesionales visitó por primera vez la lona, pero se levantó para vencer a Katsushige Kawashima en Japón”.

 

Vicente Mijares, finalizó diciendo que está muy agradecido con el boxeo y no se siente defraudado por no haber sido campeón del mundo, además de que es un orgullo para él no volver a pelear cuando decidió retirarse de los encordados.

 

“Vivo muy bien… Yo peleaba por hambre y ahora ellos lo hacen por puro gusto… Gracias a Dios les pude echar la mano a casi a todos mis hermanos y se ha cumplido el sueño dorado de los Mijares, que era tener un campeón del mundo”.

Comparte este articulo

Write a Comment