Printer Friendly Page | Send this Article

AMMFight

¡Imes esta deseoso de pelear el 7 de abril!

👤UFC 🕔2.April 2007


Después de una cirugía de codo, una corrección de tabique desviado y la extracción de un tumor en la cavidad nasal, benigno, pero del tamaño de una pelota de tenis, lo último que necesitaba Brad Imes en enero para su primera lucha en nueve meses era una típica guerra al estilo Imes con la que había estado familiarizado en sus cortos dos años de carrera. Así que, cuando aceptó aparecer en un espectáculo local en Spirit Lake, Iowa, para volver a comenzar en una situación real de combate, se imaginó que seria duro, pero nada como lo que él estaba acostumbrado en el nivel del UFC.

“Puedes entrenar por un tiempo, pero al no estar en el cuadrilátero sientes los efectos, así que quería volver a competir”, dijo Imes, y se acordó la lucha. El luchador de 6 pies 7 y 260 libras fue desde el gimnasio MFS en Bettendorf hasta Spirit Lake, y se preparó para volver a luchar. Luego vio a su contrincante de 6 pies 10 y 290 libras, Greg Hammer.

“Ahora sé cómo se sintió Rashad,” dice Imes riéndose y refiriéndose a la final de peso pesado de “The Ultimate Fighter 2”, donde se enfrentó a Evans, de 5-11, que ahora hace campaña en la división de peso semipesado.

“ Hammer tuvo la misma formación que yo, jugó fútbol en la universidad y practicó algo de boxeo,” dijo Imes  “Eso fue algo más que el desafío que yo había anticipado, pero en retrospectiva estoy contento de haber aceptado esa pelea porque el muchacho era difícil”.

Imes, que no está acostumbrado a ser el “muchacho pequeño”, comenzó con ganas  el segundo asalto con Hammer y lo venció  con una estrangulación de triángulo.

Menos de un mes después en un espectáculo en Florida,  consiguió otra victoria para su récord con un knockout en 18 segundos contra Christopher Adams.  Fue un gran cambio al de las luces brillantes de un evento de UFC, pero una lucha es una lucha y una victoria es una victoria.

“Mentiría si dijera que no fue una atmósfera diferente, pero aún así, estás frente a un tipo que intenta arrancarte la cabeza,” dijo Imes.  “Sólo  el hecho de estar en la celda ya casi vale la pena. Me convenía más aceptar esas peleas que no haberlo hecho”.

En realidad, esas peleas podrían haber sido aún más riesgosas para el nativo de Springfield, Missouri, porque tanto Hammer como Adams sabian que ganarle a un veterano del UFC como Imes habría sido muy beneficioso para sus carreras.

“Sin duda, hubiera sido muy bueno,” dijo Imes. “Les reconozco todo el mérito del mundo; dieron un paso al frente y aceptaron una lucha contra alguien que tiene experiencia en UFC y entrena en el mejor gimnasio, así que fueron y dieron lo mejor de ellos mismos”

Sin embargo, no se le niegan las victorias a Imes y, para los simpatizantes de la lucha, esas dos victorias significaron que “The Hillbilly Heartthrob” (El ídolo rural) estaba de regreso.  Pero, al haber estado ausente del octágono por un año , habra matado el momento de gloria logrado en  sus inolvidables guerras contra Evans y Dan Christison?

“Obviamente me retrasó un poco y, con todas las cirugías que me hicieron, la gente quizá se pregunte dónde estoy y qué estoy haciendo o si aún estoy luchando,” admite. “Pero se enterarán de eso el 7 de abril. Si puedo ir, intentarlo e irme como ganador, estoy de regreso en el tema”.

Contra Herring, también buscará su primera victoria post TUF2, ya que las únicas victorias del UFC que tiene registradas (contra Rob MacDonald y Seth Petruzelli) tuvieron lugar cuando estaba en el programa de Spike TV. En los eventos propiamente de UFC, Imes está 0-2, con una pérdida por decisión muy estrecha contra Evans, y por rendición ante Christison, una lucha de la que el viejo Imes de 30 años está orgulloso, independientemente del resultado final.

“Siento que mi lucha contra Dan fue la mejor de todas las que tuve”, dijo. “Aunque perdí, controlé la lucha y la estaba ganando, pero la inexperiencia se apoderó de mí. Puedes entrenar todo lo que quieras, pero hay una sola manera de obtener práctica y es subiendo al octágono. Es lo único que me faltaba y Dan se dio cuenta de ello. Desde entonces, mejoré mucho. Mi juego de pies y el equilibrio con el boxeo han mejorado mucho. He trabajado mucho en muay thai, y por supuesto en el agarre y el jiu-jitsu. Todo está mejorando”.

Después de una lucha reñida con Christison que duró más de dos asaltos, Imes fue atrapado con una llave de brazo en el tercero, que le hizo perder más que la lucha.

“Sentí que se me desmallaba,” dijo Imes sobre el codo que se le rompió con la maniobra final de la lucha que le hizo Christison. “Intentaba sacarlo, pero comencé a sentir que se partía, así que hice tap y me rendí. Me pareció que era mejor tener una quebradura pequeña antes que una grande. Pudo haber sido peor”.

Lo dejó fuera por un tiempo y, cuando en noviembre tampoco pudo participar de un combate debido a una lesión en la pierna, Imes comenzó a inquietarse, en especial cuando fue al UFC 65 para guiar desde la esquina a su compañero de equipo Sherman Pendergarst en su pelea contra Antoni Hardonk.

“Cuando fui a Sacramento, debía estar en la tarjeta y me lastimé”, recuerda Imes.  “Guié a Sherman y fue muy difícil para mí estar allí. Yo debía luchar. Uno se prepara mentalmente para luchar, y me lastimé cerca de diez días antes de mi pelea. Fue difícil estar allí porque realmente quería competir”.

Mañana faltará una semana para que tenga la oportunidad contra Herring, y será la prueba más difícil de la joven carrera de Imes, pero también será una lucha que podría impulsarlo en las escalas de peso pesado, si llegara a ganar. Y para todos los que descartan a Imes contra el viajado “Texas Crazy Horse” (El caballo loco de Texas) debido a su falta de experiencia contra un luchador del calibre de Herring, recuerden que en las artes marciales mixtas, en especial cuando eres peso pesado, cualquier cosa puede suceder. Pregúntenle a Herring, que fue derrotado en su debut de UFC de enero por el poco afamado Jake O’Brien. Imes no apuesta mucho por esa pelea.

“Para mí sería un error ver su pelea con Jake y esperar que así sea el muchacho con quien lucharé el 7 de abril”, dijo Imes. “Creo que tuvo una mala noche, y le pasa a cualquiera.  No hay que quitarle mérito a Jake, porque es un luchador fenomenal, tenía un plan de juego, fue y se aprovechó de la debilidad de Heath y de sus propia fortaleza. La lucha no fue muy apasionante y creo que la gente sabe que no debe esperar que salga a derribarlo, lo deje tendido y rece sobre Heath. Me gusta salir, dar golpes y que sea emocionante. Parte de la razón por la que estoy en este deporte es porque me gusta luchar. Nunca fui un luchador fenomenal, así que dejaré la lucha para gente como Jake y saldré a luchar contra personas”.

Imes se ríe, sabiendo que, cuando suene el timbre el 7 de abril, hará lo que los simpatizantes de la lucha esperan de él, es decir, un combate.

“Aseguraré mi leyenda como uno de los luchadores más emocionantes del UFC,” dice Imes entre risas. “Es una pelea de gran estilo porque a nosotros dos nos gusta tirar y parece que yo tuviera la cabeza hecha de cemento, así que debería ser bastante emocionante”.

Ésa es la mejor garantía que tendrán en este juego impredecible.

Comparte este articulo

Articulos Similares

Write a Comment