Printer Friendly Page | Send this Article

Reporte

¿Quién es el gran Erik “El Terrible” Morales?

👤Notifight.com 🕔13.November 2006


ERIK ‘EL TERRIBLE’ MORALES

Récord 48-4, 34 KO’s  Nació: el 1 de septiembre de 1976

Tijuana, Baja California, México

 

 

Su lugar entre los mejores boxeadores en la historia del pugilismo profesional ya está asegurado, pero Erik “El Terrible” Morales quiere darle aún más a sus seguidores que siempre lo han apoyado a lo largo de su brillante trayectoria en el boxeo.

“Esta es una oportunidad más de demostrar que aún puedo competir y derrotar a los mejores en el mundo. Sé que no me ha ido muy bien en mis últimas peleas, pero quiero que confíen en mi una vez más y no los voy a defraudar”, dijo Morales sólo el segundo mexicano en la historia en ganar tres títulos mundiales en diferentes categorías. 

El próximo sábado 18 de noviembre del 2006 en el Thomas & Mack Center de Las Vegas, Morales se volverá a enfrentar a Manny Pacquiao en el duelo estelar de la función “La Gran Final”. En lo que será el tercer combate entre estos dos guerreros.

“Necesito nuevamente la victoria y la voy a conseguir. Han sido dos guerras con Pacquiao y estoy seguro que esta tercera también lo será así. Estoy seguro que será una pelea fuerte, pero también estoy seguro que la ganaré”, dijo Morales.

El 28 de febrero del 2004 en Las Vegas, Morales demostró una vez más porque es uno de los mejores boxeadores en el planeta al conquistar la corona superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y ponerse al par del gran campeón mexicano Julio César Chávez, el único otro púgil azteca con tres coronas en tres diferentes categorías.

“El sólo hecho de lograr tres coronas es algo que me deja sin palabras, pero luego ser comparado al gran Julio César Chávez es algo que verdaderamente me halaga y que me da mucho orgullo”, dijo Morales tras conquistar el título de las 130 libras.

Sin embargo, el compromiso que Morales más quiere cumplir es dar espectáculo a la afición y que sean ellos los que con su respaldo muestren su valor como boxeador y como garantía de buen espectáculo sobre el cuadrilátero.

“Para mí lo más importante es que la afición salga satisfecha de mis peleas, que me recuerden como una garantía de buen espectáculo y que cuando se anuncien mis peleas corran a comprar un boleto porque saben que verán un gran pleito”, dijo Morales, quien a los 30 años se ha consagrado como una gran figura del boxeo mundial.

 

Morales nació y se crió en lo que se considera uno de los barrios más peligrosos de Tijuana, llamado la “Zona Norte”, donde a pesar de sus peligros el campeón pluma entrena cuando está en esa ciudad fronteriza.

          Desde los 12 años, Morales ya cambiaba guantes en el gimnasio con varios clasificados mundiales, como Miguel “Maikito” Martínez, Fernando Martínez y Hugo Torres. Para los 13 y 14 años era sparring de Francisco Valdez, así como del ídolo de Tijuana en ese tiempo, Rafael “Gato” Morfín.

 Para los 16 años, Morales ya había incluido entre sus rivales en el gimnasio a Mauro “Betillo” Gutiérrez, quien le propinó a Rafael Rúelas su primera derrota profesional y a Narciso “Chicho” Valenzuela, quien envió a Oscar de la Hoya a la lona.

Cuando hizo su debut profesional el 29 de marzo de 1993, Morales ya había enfrentado en el gimnasio a varios de los mejores boxeadores mexicanos del momento, lo que lo había preparado física y sicológicamente para iniciar su carrera.

 El joven tijuanense noqueó a siete de sus primeros ocho rivales en la siempre difícil plaza de Tijuana y fue durante esa fase inicial de su trayectoria en la que consiguió varios espectaculares nocauts que recibió su apodo de “El Terrible”.

Morales ha boxeado por 23 años, ya que a los cinco años de edad se puso los guantes por primera vez. Su afición al deporte de las narices chatas y orejas de coliflor surgió de su padre, José Morales Damián, quien durante la década de los setentas fue considerado un serio retador a un título y era conocido como “Olivaritos”.

Morales se convirtió en profesional en 1993. Su padre José, que quería que Erik estudiara y no fuera boxeador, lo enfrentó a varios de los mejores peleadores de Tijuana al inicio de su carrera con la esperanza de que los golpes lo obligaran a dejar el rudo deporte, pero para su sorpresa, el que estaba dando las palizas era su hijo.

          Morales noqueó a seis de los sietes rivales a los cuales enfrentó en su primer año como profesional. Tras ese impresionante inicio, su padre, quien también es su entrenador se dio cuenta que tenía un diamante en bruto en sus manos y comenzó a pulirlo poco a poco como boxeador profesional.

 

Con 12 victorias seguidas al inicio de su carrera, Morales obtuvo el triunfo que comenzó a darle brillo, pues derrotó al ex número uno del mundo, José “Pepillo” Valdez, quien en su única pelea titular había empatado con Raúl “Jíbaro” Pérez al inicio de los años noventas. Morales, quien sólo contaba con 18 años, dio el campanazo al no sólo vencer a Valdez, sino que lo noqueó en el octavo asalto.

Con esa victoria ante una casa llena en el Grand Hotel de Tijuana, Morales no sólo conquistó el cetro supergallo del Mundo Hispano, sino que también se convirtió en el nuevo ídolo de la afición tijuanense. Al siguiente día uno de los periódicos más importantes de la ciudad tituló su victoria como “Nace una Estrella”.

Luego vendría lo que para muchos era considerada su prueba de fuego. La prensa mexicana decía que seguramente sería la primera derrota para Morales cuando este fue anunciado para enfrentar a Enrique Júpiter, el quinto clasificado del CMB en supergallo.

 

Ante la sorpresa de todos, Morales  no sólo ganó, sino que lució muy impresionante al noquear en el sexto asalto a Júpiter ante una casa llena en el Auditorio Municipal de Tijuana. Con esa victoria del 21 de abril de 1995, Morales sumó el título nacional de México a su colección y demostró al mundo del boxeo su gran potencial.

El 14 de julio de 1995 viajó a Las Vegas, para lo que sería su primer combate fuera de México. Morales venció a Juan Torres por decisión unánime en 12 asaltos para capturar el cetro supergallo de la Federación Norte Americana de Boxeo (NABF).

El 7 de junio de 1996 en lo que hasta entonces sería la pelea más importante de su joven carrera, Morales derrotó por puntos al ex campeón del mundo, Héctor Acero Sánchez de la Republica Dominicana en una calurosa tarde en la histórica arena al aire libre del famoso hotel y casino Caesars Palace de Las Vegas.

Después de un larga espera, Morales finalmente tuvo la oportunidad de disputar el cetro mundial el 6 de septiembre de 1997 y ante una casa llena en el Coliseo de la ciudad de El Paso, Texas, el tijuanense le arrebató el cetro al legendario Daniel  Zaragoza, a quien envió a la lona en dos ocasiones antes de vencerlo en el undécimo asalto de una de las peleas más emocionantes y dramáticas de ése o cualquier otro año.

 

“Este es un sueño convertido en realidad. No sólo gané el campeonato mundial, sino que lo logré venciendo a uno de los grandes campeones en Daniel Zaragoza”, dijo Morales tras conquistar el cetro supergallo del CMB.

Tal y como lo prometió, su primera defensa del título mundial fue en Tijuana, donde despachó al irlandés John Lowey en ocho asaltos el 12 de diciembre de 1997 y su segunda defensa fue una victoria sobre Remigio Molina, a quien derrotó en seis asaltos el 3 abril de 1998, también en el Auditorio Municipal de Tijuana.

 

           Uno de sus más grandes triunfos fue ante Junior Jones, a quien derrotó ante más de 12 mil espectadores en el Toreo de Tijuana el 12 de septiembre de 1998.

En un emocionante combate que transmitió HBO a todos los Estados Unidos, Morales fulminó a Jones en cuatro asaltos de gran acción y emotividad.

En otra memorable batalla, Morales se enfrentó al clasificado número uno del CMB, el filipino Reynante Jamili ante más de 10 mil espectadores en el Toreo de Tijuana el 31 de julio de 1999. El tijuanense venció a Jamili en el sexto asalto cuando lo conectó con un contundente derechazo que lo dejó tambaleante y sin posibilidades de continuar combatiendo, ya que el referí Martin Denkin detuvo el combate en ese momento.

Morales cerró 1999 con otra espectacular actuación al vencer al ex monarca mundial, Wayne McCullough, a quien venció fácilmente por decisión al dominarlo a lo largo de los 12 asaltos el 22 de octubre en Detroit, Michigan.

Morales abrió el año 2000 con uno de los combates más anticipados de su carrera, un duelo con el también mexicano Marco Antonio Barrera, el campeón supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Esta pelea contra Barrera será probablemente mi última en supergallo. Este es el combate más importante de mi carrera y quiero que sea algo muy especial”, dijo Morales, antes de su contienda del 12 de febrero en el hotel Mandalay Bay de Las Vegas.

Y fiel a su palabra, el duelo contra Barrera fue muy especial, ya que el tijuanense dejó todo lo que tenía sobre el ring para conseguir una apretada victoria por puntos en un aguerrido combate que la prestigiosa revista estadounidense “Ring Magazine” designó como la “Pelea del Año” en el año 2000.

 

Fue la novena exitosa defensa de su título supergallo del CMB y su última en las 122 libras dejando así una huella inolvidable como campeón en esa división.

Morales, quien reinó como monarca de las 122 libras del CMB por tres años, conquistó el título absoluto de las 126 libras del CMB por primera vez el 17 de febrero del 2001 en Las Vegas con una victoria por puntos sobre Gustavo “Guty” Espadas Jr.

El 28 de julio del 2001 en el Staples Center de Los Angeles, Morales defendió exitosamente su corona por primera vez al vencer por puntos a Injin Chin.

Tras casi dos años de espera, Morales volvió a enfrentarse a Barrera el 22 de junio del 2002 y a pesar de dar una lección de boxeo a su gran rival y dominar las acciones la mayor parte de la contienda, los jueces le dieron la victoria a Barrera.

Morales regresó al ring cinco meses más tarde y con una cátedra de boxeo, gran determinación y entrega  sobre el ring reconquistó el cetro pluma del CMB con un triunfo sobre Paulie Ayala en una de sus mejores actuaciones de su carrera profesional.

Morales defendió exitosamente su corona el 22 de febrero del 2003 en la ciudad de México al vencer por KOT en el tercer asalto a Eddie Kroft en una función caritativa para la niñez mexicana en la que no cobró sueldo por su combate y el 3 de mayo noqueó a Fernando Velardez en cinco rounds en su última defensa del título pluma del CMB.

          El 4 de octubre del 2003, Morales ganó la oportunidad de disputar el título superpluma del CMB con un impresionante nocaut sobre el ex campeón Guty Espadas.

          El 31 de julio del 2004 dominó a Carlos Hernández al unificar las coronas del CMB y de la FIB en lo que muchos consideran que fue una de sus mejores actuaciones.

          El 28 de noviembre en Las Vegas, Morales se enfrentó a Barrera por tercera ocasión y como en las primeras dos, estos mexicanos se enfrascaron en una gran batalla que muchos consideran fue la mejor del 2004.

          El 19 de marzo del 2005 en Las Vegas, Morales demostró todo su corazón y talento al dominar a Pacquiao. Morales le hizo una faena al filipino quien llegó como favorito, pero nunca pudo con el boxeo, la inteligencia y el poder del mexicano.

          Un inesperado revés de Morales ante Zahir Raheem en septiembre del año pasado y luego una derrota antes del limite del mexicano ante Paquiao en enero de este año ha dejado a Morales con la urgencia de la victoria, algo que está seguro que logrará.

Comparte este articulo

Write a Comment